La Magia se muda a las antípodas

Se ha convertido en una costumbre en los últimos tiempos y sorprende sólo hasta cierto punto, sólo a los últimos románticos: los grandes del deporte rey se resisten a colgar las botas y optan por exilios exóticos, experiencias (de vida, nos aseguran) en ligas menores. Una especie de antesala de su desaparición total del escaparate futbolístico mundial.

Esta vez ha sido el turno del emblema de la Juventus, la “Bandiera” del club, el eterno capitán Alessandro Del Piero. Coleccionista de récords y máximo goleador de la historia bianconera, la megaestrella mundial que no abandonó el barco cuando el equipo descendió a la Serie B y se mantuvo al pie del cañón para volver a la primera línea de fuego del calcio junto a otros campeones como Buffon, Nedved o Trezeguet.

Raúl González, muchas veces comparado de forma injusta y absurda con Del Piero, ya siguió este camino tras su marcha de la élite mundial. Lo mismo podemos decir de Cannavaro, Drogba, o Henry, viejas glorias de la misma generación que han tocado el cielo del fútbol y que por “no saber dejarlo a tiempo” han recalado en equipos millonarios de escaso pedigree.

Pero volvamos a “Pinturicchio“, autor de la friolera de 291 goles con la Juve. Algunos de ellos nunca abandonarán nuestra retina; parábolas endiabladas, tacones imposibles, golpeos de rosca deliciosos, goles de todos los colores que le han convertido en leyenda viva del fútbol italiano. Devorador de trofeos y protagonista en cada uno de ellos, Alex lo ganó todo con su Juventus: doce títulos a nivel nacional (seis Serie A, una Serie B, una Coppa Italia, cuatro Supercopas de Italia) y cuatro a nivel internacional (una Champions League, una Supercopa de Europa, una Intercontinentall y una Intertoto).

Quizá estos números abrumadores e indiscutibles nos impiden cuestionar del todo su decisión, o extrañarnos y hasta enfadarnos por su reciente y flamante fichaje. Del Piero, el indeleble “10” de la Juve es ahora el 10 del Sydney FC de la A- League Australiana. Respetemos su decisión, se ha ganado sobre el campo todo el crédito que merece un fuera de serie de su talla, un jugador irrepetible con un pie derecho irrepetible; nunca habrá un mediapunta como él.

Suerte en las antípodas, Alex. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s