Un Mal Año (Lo Tiene Cualquiera)

por @alejandromendo

La temporada del Barça ha sido rara. Ciclotímica, convulsa, triste, polémica, cambiante, incierta, dramática, insuficiente.

Con el final de curso llegan las notas y la sensación unánime es que los pupilos del Tata Martino han suspendido; una institución transatlántica no puede permitirse “un año en blanco” -no de ese color precisamente- y nadie ha de escudarse en el entorno para justificar una planificación deportiva deficiente que, giros teatrales aparte, ha impedido que el equipo alce ninguna copa.

Como en Can Barça ha pasado (literalmente) de todo y los temas ya han sido sobradamente debatidos, me he permitido recopilar algunos tweets significativos que describen mejor que cualquier extenso artículo lo acaecido en una Liga 2013/14 que muchos recordaremos como el año que vivimos peligrosamente.

Ha sido un campeonato tan surrealista como vibrante, un torneo que ha reservado sorpresas hasta la última jornada, una competición que Barça, Atlético y Real Madrid han peleado de formas muy diferentes y cuyo desenlace parece haber hecho justicia. Los propios hinchas cambiaban de humor y hasta de camiseta semana tras semana. Partido a partido.

screenshot.448

 

 

 

 

screenshot.449
Durante el año hemos vivido pinchazos inesperados, tropiezos de los grandes que dejaban un sabor casi vintage, de porteros con gorra, Tenerife, las Ligas de los 90, acostumbrados como estábamos a la velocidad de crucero impuesta por Barça y Madrid en las últimas ediciones en las que se alcanzaban los 100 puntos. Los culés se han dejado puntos en aquellos campos donde, nos cuentan, “se ganan las Ligas”.

screenshot.450La estabilidad institucional ha brillado por su ausencia: fichajes poco transparentes, cuentas que no salen, Hacienda somos todos, comisiones, cambios en la cúpula directiva, la dimisión de Rosell, un presidente nuevo que se aferra al cargo con sorprendente naturalidad, la sanción de la FIFA, el ataque a la cantera, la cautelar, la Masía no se toca, apelación, se levanta el castigo… Ha sido, cuanto menos, un año entretenido.

screenshot.452screenshot.453

 

 

 

 

 

Tampoco ha faltado la desgracia. Hasta siempre, Tito.

screenshot.454

 

 

 

 

 

 

En una plantilla veterana, curtida y laureada como pocas, se ha echado de menos la famosa autocrítica. El equipo, sin que esto haya sido suficiente, ha competido ligeramente mejor que el curso pasado, aunque sin imponer su estilo ante rivales de entidad. Sigue faltando empuje, potencia física, anticipación, presión, hambre… aspectos que caracterizaron al mejor Barça. Algunos jugadores han dado más que hablar fuera que dentro del campo: Alves y sus desafortunados mensajes a la afición, un Mascherano siempre impecable ante el micrófono pero errático al cruce o Xavi, que ve siempre el vaso medio lleno a pesar de una evidente decadencia deportiva, son algunos ejemplos.

screenshot.459screenshot.458screenshot.445

 

Aunque no es novedoso, se ha hablado mucho de Messi, demasiado. “Se han dicho barbaridades, casi todas mentira”, como ha declarado hace poco el astro argentino. El equipo no se resintió durante su lesión en invierno y algunos recibimos la noticia como la excusa perfecta para que Leo parase, desconectase y volviese con más fuerza que nunca. Tras un retorno fulgurante (que los medios se encargaron de exagerar), la Pulga no ha vuelto a estar cómodo del todo en el campo. Sus compañeros le buscan menos, o acaso es él quien se ofrece menos, arranca sólo si es necesario, presiona poco o nada, se gestiona, flota, camina. Es tan decisivo que, con los números en la mano, ha firmado una segunda vuelta notable, pero se le esperaba y no ha estado en las grandes citas. Como me ocurre con el resto del equipo, mi sensación es que quería pero no podía. Volverá.

screenshot.455

 

screenshot.457

 

 

 

 

Las decisiones no se han hecho esperar y tras un final de Liga taquicárdico y decepcionante, los que mandan se han puesto las pilas y se han dado un atracón de decisiones tras un año sin tomarlas como quien se concede un capricho calórico al final de una larga dieta. Martino se va, Luis Enrique llega. Valdés y Pinto no siguen, llega Ter Stegen, así como los cedidos con beca “Erasmus” Deulofeu y “Séneca” Rafinha. Los nuevos nombres llevan sonando ya semanas, y el verano será largo, más aún con Mundial de por medio. Tourè, Vidal, Pogba, Suárez, Laporte, Benatia, Llorente, Reus, Agüero…

screenshot.447

screenshot.451

 

Pero son historias de otra temporada, la que viene, y merecen ser contadas en otra ocasión.

Anuncios

Un pensamiento en “Un Mal Año (Lo Tiene Cualquiera)

  1. Pingback: El que canta su mal espanta | 1 Mendo Difícil

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s