Cuantos Más… Peor

por @alejandromendo

La Eurocopa 2016 la recordaremos como aquella fiesta en la que se nos fue la mano con las invitaciones. Llegados a una edad, cuantos más nunca significa mejor. Incluyendo a 24 selecciones, la UEFA ha asumido el papel del típico amigo que a última hora nos suelta un inoportuno “oye, que al final se vienen dos o tres conocidos míos” —nunca conocidas— y nos deja con cara de primera fase. “Nada, tranqui, cuantos más, mejor”, solemos responder de forma mecánica y sin creernos ni una palabra de lo que decimos. Anhelamos un festejo europeo íntimo y vibrante, pochi ma buoni, y nos ha quedado (¡de momento!) un elogio a la democracia y pluralidad futbolísticas con más colorido y emoción que calidad y goles.

Grupo A

Francia ha disputado sus tres encuentros sometida a la entendible presión del organizador, de quien pone la casa; preocupada en exceso por tener que recoger y limpiarlo todo cuando termine el show y distraída por bengalas, disturbios y guerrilla callejera internacional en su territorio, sólo ha disfrutado en el campo con destellos esporádicos del sobresaliente Payet, mvp de la fase de grupos. Si Pogba y/o Griezmann se desperezan y se suman a la fiesta, les bleus son firmes candidatos a alzar la copa el 10 de julio. ¿Conseguirá Deschamps ser profeta en su tierra?

Grupo B

Inglaterra, selección que me genera inexplicable expectación e injustificada simpatía torneo tras torneo, firmó un debut exciting contra Rusia —con Rooney disfrazado de Pirlo británico y el dúo Lallana-Alli en modo jugón—, se impuso a la orgullosísima Gales del pateador Bale sobre la bocina y concluyó la primera fase colgando balones al área eslovaca, por inercia más que por convicción. Comprensiblemente salpicados y quién sabe si afectados por un complejo entorno socio-político marcado por el Brexit y las fechorías de los hooligans, Hodgson y los suyos buscan identidad; nunca reunieron tanta calidad en plantilla y sin embargo el pelotazo al espacio a Vardy sigue siendo una opción tentadora. ¿Lograrán combinar pausa y agresividad?

Grupo C

Toda juerga que se precie cuenta con su banda sonora, de la que se ha encargado la simpática y humilísima Irlanda del Norte. Un par de goles contra una Ucrania inoperante, que abandona la velada sin saludar ni haber bailado con nadie, han bastado a Will Grigg’s On Fire y compañía para acceder a octavos. Alemania y su falso nueve —cómo hemos cambiado— y Polonia prosiguen su camino sin haber hecho demasiado ruido y se enfrentarán a Eslovaquia y Suiza respectivamente, por lo que su torneo (y que nadie se me ofenda) empezará en cuartos de final. ¿Preparados para otro España-Alemania, esta vez sin tiburón Puyol?

Grupo D

España empezó esta Euro con el pie derecho (concretamente el de Iniesta), doblegando con suspense a los checos y con insultante superioridad a los turcos. Lustrados los galones, los vigentes campeones —lo somos también en sacar pecho, a eso no nos gana nadie— nos las prometíamos muy felices hasta que Perisic, velocísimo aguafiestas croata, nos mandó por el palo del portero al segundo puesto del grupo y por consiguiente al famoso lado malo del cuadro. En caliente nos pareció todo un drama; tuvimos ganas de llorar como cuando la más guapa se va a casa antes de tiempo, pero después, pensándolo mejor, concluimos que Italia no difiere mucho de Portugal como pareja de baile. Sin El Sabio pero con El Santo en el banquillo, ¿pasaremos por penalties contra Buffon como en 2008?

Grupo E

Quizá por cercanía geográfica, Italia se presentó con sorprendente antelación a la fiesta; un pase largo del férreo Bonucci que Giaccherini mandó a la red belga decidió el destino del grupo cuando no se había disputado ni media hora de Eurocopa. Por caprichos organizativos, el premio gordo cayó este año en Bruselas, así que Hazard, De Bruyne y Lukaku (segundos) se medirán a Hungría por el lado fácil mientras Buffon, De Rossi y Candreva (primeros) se las verán con España por el difícil. No suena muy meritocrático, no. Los guerreros de Conte envidian el cruce de los de Wilmots, se arrepienten de haber hecho los deberes tan pronto y se preguntan, ¿bastará la disciplina defensiva azzurra contra los dueños de la posesión?

Grupo F

Portugal no guarda un buen recuerdo de la fiesta organizada en su casa en 2004, así que se asomó dubitativa al torneo, casi de puntillas. Escépticos, los lusos se dejaron caer por Francia “a ver qué pasaba”, y lo que pasó fueron sendos empates ante una muy meritoria octavofinalista Islandia y una débil Austria, que no ha estado a la altura de la predicción del compatriota Mourinho, quien señaló al equipo de Alaba y Fuchs como posible eurorrevelación. Cristiano tuvo que jugarse el pase en la última jornada a la ruleta húngara, cosechando un pirotécnico empate (otro más) que coloca a Portugal en la parte asequible del cuadro, donde bailarán con la más fea. En fin, que tampoco en este grupo ha quedado clara la ventaja de terminar primero (y cruzarse con Bélgica), segundo (con Inglaterra) o tercero (con Croacia).

***

Finalizo con un clásico, mi predicción para los octavos de final; porque en toda fiesta hay que mojarse:

Suiza 40 % – Polonia 60 %

Gales 65 % – Irlanda del Norte 35 %

Croacia 55 % – Portugal 45 %

Francia 90 % – Irlanda 10 %

Alemania 85 % – Eslovaquia 15 %

Hungría 35% – Bélgica 65 %

Italia 40 % – España 60 %

Inglaterra 70 % – Islandia 30 %

 

Anuncios

Un pensamiento en “Cuantos Más… Peor

  1. Pingback: Hemos Venido a Jugar | 1 Mendo Difícil

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s